“SOMOS NATURALEZA” CANTATA INFANTIL.
Música de Sonia Megías. Libreto de Eva Guillamón. Dirección musical: Nuria Fernández. Dirección escénica: Eva Guillamón. Coreografía: Marina Ayán

“SOMOS NATURALEZA” CANTATA INFANTIL. Música de Sonia Megías. Libreto de Eva Guillamón. Dirección musical: Nuria Fernández. Dirección escénica: Eva Guillamón. Coreografía: Marina Ayán

Gea: Rosa Torres-Pardo; Luna: Clara Muñíz; Shongi, el duende: Beatrz Oleaga; Coro infantil: Coro del Aula Social del Teatro Real y Coros de la Fundación para la Acción Social por la Música; Voluntarios de la Orquesta Sinfónica de Madrid.

SOLEDAD BORDAS / No es la primera vez que Sonia Megías y Eva Guillamón colaboran en un montaje escénico. Y para esta ocasión no se podía haber elegido mejor que a estas dos artistas que aman la música y la naturaleza por igual.

El libreto de SOMOS NATURALEZA es un canto al planeta tierra y a sus habitantes y desgrana obviedades que parece que se olvidan, como que dependemos del agua y el oxígeno para vivir. Los 170 niños que aparecen en escena representan árboles de un bosque que pretenden rescatar a los que viven en las ciudades y, raíz en ristre, se adentran en el bullicio y vorágine donde las personas y sus coches se mueven continuamente respirando un aire turbio bajo un cielo gris. Los visitantes son expulsados de la ciudad por la policía (cantantes  del coro del Teatro Real) por ser diferentes, demasiado grandes y por ir indocumentados. Aquí podemos entender la doble lectura del libreto de Guillamón en referencia a los niños que participan en los talleres del Aula Social del Teatro Real, niños con capacidades diferentes o en riesgo de exclusión social.

Además de los niños/árboles, en escena hay un piano y una pianista que representa a Gea, ataviada con un gran manto. Nada menos que Rosa Torres-Pardo, que a lo largo de la representación no solo toca el instrumento sino que declama, actúa y canta, todo con su maestría habitual.

La Luna es la encargada de explicar todo cuanto allí acontece;  con su impecable traje blanco, la actriz Clara Muñiz, denuncia con gran energía el estado en que los humanos estamos dejando a nuestra madre Tierra y nos llama a hacer algo por evitar el deterioro y destrucción de nuestra casa. En un momento de enfado clama HUELGAAA y los árboles en paro dejan de hacer la fotosíntesis con lo cual todo el mundo comienza a tener síntomas de asfixia.

La música de Sonia Megías es formidable, llena de contrastes y ritmo,  perfecta para la ocasión y nada fácil. deducimos que los jóvenes cantores han debido ensayar durante bastante tiempo. La orquesta en el foso nos dejó oír su profesionalidad y saber hacer en un montaje tan atípico. La dirección de Nuria Fernández sujetó con mano firme y belleza el conjunto sonoro vocal e instrumental. Mención especial se merecen los gnomos del bosque que nos cautivaron con su expresivo baile.

Emoción a raudales en un Teatro Real lleno de gentes diversas y de todas las edades  (algún bebé en brazos entre los asistentes) y aplausos interminables que finalizaron con la repetición del brillante epílogo de la Cantata y en el que podía participar el público cantando o llevando el ritmo con las palmas.

El Programa Social del Teatro Real presentó este espectáculo fruto de la labor y esfuerzo de Acción Social por la Música y el Aula Social del  Teatro Real en colaboración con entidades patrocinadoras y con la generosa contribución de artistas de reconocido prestigio. Con pocos medios han conseguido un formidable resultado en este proyecto tan especial.

ABC

 

AITOR SANTOS MOYA asmoya10 Madrid – Actualizado:

Voces y bailes contra la adversidad, en el Teatro Real

Niños con capacidades diferentes o en riesgo de exclusión social emocionaron ayer al público con el estreno de la cantata infantil «Somos naturaleza»

Con los nervios a flor de piel, cuesta imaginar la serenidad con la que un grupo de jóvenes grabó ayer su impronta en el imponente escenario del Teatro Real. Niños -en su gran mayoría- con capacidades diferentes o en riesgo de exclusión social; artistas, como Elena, quien a sus 17 años, tiene claro que el síndrome de Down que padece es el menor de los obstáculos a la hora de cumplir su cometido. «La música es mi vida. Cuando bailo me siento libre», explicaba, con la emoción en la cara de sentirse una estrella.

Una más en medio de la constelación que, ante un público entregado, alumbró el estreno de la cantata infantil «Somos naturaleza» (desarrollada por el Aula Social del coliseo y Acción Social por la Música). Al calor de la reconocida pianista Rosa Torres-Pardo (Gea), las interpretaciones de Clara Muñiz (Luna) y Beatriz Oleaga (Songhi) y el buen hacer de la orquesta dirigida por Nuria Fernández, 170 menudos protagonistas asombraron con cantes y bailes cargados de simbolismo.

«Compartimos el mismo sol, respiramos el mismo viento, sin agua nos marchitamos, La Tierra es nuestro alimento», entonaron al unísono, con la sincronización evidente de duros meses de trabajo. «Decidí escribir una historia para concienciar a los niños de que nuestro planeta no es infinito», señalaba Eva Guillamón, libretista y directora escénica de la obra. En coordinación con la compositora Sonia Mejías, ambas mujeres tardaron dos años en dar vida a un trabajo que no pudo arrancar de mejor manera.

«Ha sido realmente emocionante», «me han entrado ganas incluso de llorar», replicaban algunas voces al término de la función. Sin tiempo aún para abrazar a sus padres, Susana y María, de 18 y 16 años respectivamente, ya tenían decidido el futuro que les espera por delante: «Desde pequeñas nos encanta actuar», expresaban, conscientes de la proeza conseguida. «Son niños que les cuesta mucho todo lo relacionado con la psicomotricidad y el movimiento corporal, pero, con mucho esfuerzo, lo han conseguido», incidía la coreógrafa Marina Ayán.

Héctor, por su parte, confirmaba lo barruntado antes del comienzo. «Hemos trabajado mucho y el resultado ha sido espectacular», relataba, tras ser parte del elenco de 18 danzantes. Representando a la madre naturaleza, voces como la del pequeño Saúl, con autismo, o las de David Esteban o Denisa, en situación de riesgo de exclusión, conformaron un triunfo coral contra la adversidad. Esa misma adversidad que, en días como ayer, no es más que la meta de un sueño que 170 artistas lograron hacer realidad.

BECKMESSER

 

Teatro Real y Aula social: cosas que importan

“Es una niña feliz, cariñosa, muy cercana, capaz de contarte todo lo que le pasa en dos minutos… risueña, pero sobre todo es una niña que quiere mejorar a diario, comprometida responsable… y bueno, ¡qué os voy a contar! Una delicia de niña”; así describe Ángel Rodríguez, Director del C.E.I.P. Jaime Vera, a Denisa.

Ella será una de las protagonistas en el estreno de la cantata infantil “Somos Naturaleza”, obra original de Eva Guillamón, con música de Sonia Megías, el 4 de julio a las 12 en el Teatro Real. Con la emoción y los nervios propios de quien de quien se dispone a dar un gran salto de altura, reconoce que su madre está orgullosa de ella.

Forma parte de uno de los Coros de Paz que Acción Social por la Música promueve en contextos caracterizados por una inmensa diversidad cultural, donde la música actúa como elemento integrador y nexo de unión entre los niños y niñas, sus familias y comunidades. Frente a las heridas causadas por la exposición a situaciones de riesgo, estas estructuras artísticas constituyen espacios de crecimiento personal, modelos de convivencia y grupos de pertenencia social.

Este concierto solidario, que será el estreno de la cantata infantil, reunirá sobre el escenario a los niños y niñas que participan en el Aula Social del Teatro Real, coordinada por Acción Social por la Música, para bailar y cantar en un coro al que se unirán otros pequeños de entidades colaboradoras del proyecto: Fundación ANAR, Fundación Síndrome de Down Madrid, Federación Autismo Madrid, Federación Española de Padres de Niños con Cáncer, Fundación Víctimas del Terrorismo y Fundación Ayuda en Acción.

La pianista Rosa Torres-Pardo

El concierto contará con la participación de artistas como la pianista Rosa Torres-Pardo, la actriz Clara Muñiz, o la mezzosoprano Beatriz Oleaga. La propia Torres-Pardo ha declarado: “La idea es que la música les abra una puerta al mundo, que vean que hay otros mundos maravillosos por conocer. Estrenamos esta cantata de Sonia Mejías, con la orquesta, los niños, la puesta en escena. Un trabajo muy completo”.

Más allá de la suerte que hayan podido correr en sus vidas, estos niños y niñas brillan con luz propia. Denisa y sus compañeros irradiarán el poder transformador y dignificador de la música. La entrada en escena les situará ante el aplauso de sus familias, amigos, conocidos y desconocidos que acogerán el inmenso valor de lo que son y de lo pueden llegar a ser. Juntos dibujarán una constelación de esperanza con su testimonio de crecimiento personal e impulso social: porque ellos tienen una estrella diferente.

Al tratarse de una función solidaria se ha fijado un precio simbólico de cinco euros por localidad y se ha habilitado una fila cero para ofrecer la posibilidad de colaborar con el proyecto por esta vía. Las entradas pueden adquirirse por los canales habituales de venta del Teatro Real y la participación Fila 0 se realizará en el número de cuenta bancaria: IBAN ES40 2100 5731 7102 0002 9863 (especificando en el concepto: Programa Social).